Pero ¿y qué tienen que ver Buda y el Vedanta con el Señor Shiva?

(En la imagen: Shiva Nataraja)

Esta es una historia muy personal, mística si se quiere. Ayer, mientras caminaba por las calles de Lavapiés, bajo una lluvia torrencial, me abdujo una especie de angustia, una congoja desoladora después de una trágica identificación con «lo aparente»: lluvia intensa, cielo gris, las botas empapadas, el frío, el domingo. 

Entonces recordé las palabras de Siddharta Gautama: «todo es transitorio»-. También este momento es pasajero, dentro de unos minutos mi estado de ánimo habrá cambiado a uno más jovial, ¡vaya presa de la aversión y el apego está hecha mi mente!.- pensé, mientras me dirigía a un taller de Ana Sánchez Ferrer.

Efectivamente, al saludar las caras ya conocidas que te hacen sentir más seguro en los lugares aglutinados, volvió la sonrisa a mi rostro. Saludos, abrazos, recuerdos de lugares comunes y la música. Comenzaba el taller.

Después de una disertación sobre No Dualidad, dictada por mi querida Ana, introducción perfecta para un taller donde se induce a la comprensión de la Presencia de Dios incluso en lo aparente y contradictorio, comienzan las dinámicas.

Una de ellas se trataba de una meditación activa donde se desarrollaba una danza con los ojos vendados, pero en esta danza nos instruyó la facilitadora a movernos con movimientos libres, movimientos no planeados ni tratando de acoplarnos a ningún ritmo, sólo dejarnos llevar por aquellos sonidos vertiginosos del maestro Osho. Entonces ocurrió lo Maravilloso: en aquellos movimientos descubrí que «todo es Shiva», como se enseña en el sur del Indostán, misteriosamente yo mismo era el Nataraja junto a mis compañeros danzantes, también el suelo que pisábamos y el aire que se respiraba en aquella atmósfera extática, entonces torpemente me hice la pregunta que lleva por título este artículo: Pero ¿y qué tienen que ver el Buda y el Vedanta con el Señor Shiva?.

Un Puente en Consciencia

31 Ene 2020

Para el Shivaismo nada es una ilusión (como señalan el Vedanta y el Budismo) , sino que la naturaleza misma y todo lo que existe es Shiva mismo, quien es Trascendente y a la vez él es la misma creación, no niega la naturaleza ni los placeres sensuales, porque todo es sagrado, todo es Dios y nada pertenece al mundo profano, y esa experiencia reconfortante de que nada es erróneo, de que no hay nada por qué sentirnos culpables, porque todo es parte de la Divinidad era exactamente el mismo consuelo que ofrecía el taller con diferentes palabras, desde una Unidad (o monismo) que abraza la creación, pero que no la acepta como suya o parte suya, algo muy parecido a la doctrina del Buda.

En un sólo día lluvioso experimenté tres sistemas aparentemente contradictorios, pero que en realidad se complementan.

Ya ya, sé que te estarás preguntando que si mi experiencia fue tan «mística» por qué perderse en tantos conceptos filosóficos que nos separan de lo que Es, y tienes razón, son palabras, pero  también debes reconocer que estamos en un mundo dual y el lenguaje a veces nos da una especie de mapa mental de lo que puede  estar sucediendo, pero sólo eso, un mapa, salvo que utilicemos el lenguaje poético, que realmente puede expresar lo que sentí y te hubiera ayudado a comprender de una manera más certera mi experiencia de unión con el Señor Shiva. Pero no soy un San Juan de la Cruz, que con tanta habilidad innata podía expresar sus estados místicos por medio de la poesía, te dejo este artículo a manera de anécdota de lo que me pasó en un transitorio día de lluvia.

¡Y detrás de un antifaz pude ver tu Luz!

Ricardo Martínez
Editor

 

 

 

 

One thought on “Pero ¿y qué tienen que ver Buda y el Vedanta con el Señor Shiva?

  1. Gracias Ricardo por compartir esta experiencia y hacerla revivir en cada uno que lea tus palabras.
    De todas ellas voy a quedarme, si me lo permites, con la Belleza de lo transitorio…Afortunadamente lo único permanente en la Vida es el cambio y ello nos otorga la CONFIANZA de que esto…también pasará.
    Gracias por tu elegancia innata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 68 = 74