“Te amo, pero no te necesito.”

“Te amo, pero no te necesito.”

Ese es el mejor regalo que alguien te puede hacer. Esa persona no te pide que suplas sus carencias. Te ha elegido y, a pesar de no necesitarte, decide entregarte su tiempo y atención.

“Te amo, no puedo vivir sin ti.”

De esta gente que te regala esta frase, mejor estar alerta. No te quiere a ti, no te ha elegido. Suples momentáneamente sus carencias, se ama sólo a si misma.

La dependencia emocional nunca ha sido señal de amor ni de relaciones sanas. Sino de apego, egoísmo y posesividad.

Regala libertad y elección y recibirás un tanto de lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 5 = three