Mi primera experiencia con el Tantra
María de los Ángeles

María de los Ángeles

Instructora de Tantra Blanco

Después de comer, decidimos todos ir a dormir la siesta y, entre juegos y risas, mi amigo del alma me propuso dormir juntos (no había camas suficientes para todos) y, sin más, dije: «¡Claro, compartimos!»

 

¡Me preparo para ir a la playa con mis mejores amigos! Amigos con los que compartía confesiones íntimas, risas, bailes, festivales de música y más de un amanecer con dolor de pies de tanto bailar durante las noches mágicas de verano. ¡Ya estoy lista! Salgo a la calle y el aire cálido me acaricia la cara y el pelo, y al inhalar profundamente, siento que este fin de semana en el mar va a ser muy especial.

 

Todos en la orilla del mar, riendo, sintiendo la brisa del mar, la arena fina y las olas dándonos la bienvenida a todos, dejamos atrás las preocupaciones de la familia, el trabajo, la gran ciudad. Me siento totalmente presente, nutriéndome de los cuatro elementos de la naturaleza: el aire, la tierra, el sol y el agua, impregnándome de toda la vida que existe a mi alrededor, inhalando y exhalando, y sintiendo una gran paz interior. Recompensa de todo el trabajo que había realizado meses atrás con diferentes meditaciones, cuidado de la alimentación, sanando las heridas del corazón junto a mi maestra.

 

Tumbada bajo la sombrilla, abro los ojos y me encuentro con unos ojos azules brillantes, como el mar que estaba escuchando enmimismada, mientras respiraba profundamente, y con una amplia sonrisa me pregunta: Mari, ¿quieres que nos demos un masaje de arena caliente? Mi respuesta no tardó en llegar! Jajajajaja, ¡claro que quiero! Mi gran amigo del alma y yo intercambiamos un maravilloso masaje en la orilla del mar, sintiendo la palma de su mano por todo mi cuerpo, la arena caliente muy suavemente acariciándome la piel, todo con mucho tacto, sensibilidad, presencia, disfrute y amor. Todo esto que sentía a través de sus manos grandes y fuertes lo iba respirando e integrando en mi corazón. Después fue mi turno de darle ese maravilloso masaje desde todo mi amor, de esta forma empezamos a intercambiar nuestras energías (¡sin saber después lo que ocurriría!).

 

Después de comer, decidimos todos ir a dormir la siesta y, entre juegos y risas, mi amigo del alma me propuso dormir juntos (no había camas suficientes para todos) y, sin más, dije: «¡Claro, compartimos!». Él era mi mejor amigo, nunca le había mirado como al hombre que me pudiera atraer para tener una relación amorosa, él era mi confidente, el que conocía todos mis secretos, él era la persona que me escuchaba y me cuidaba sin pedir nada a cambio. Una amistad profunda y sincera sostenida por el gran amor que nos teníamos como amigos.

 

Los dos abrazados en la cama, en posición de «cuchara», empezamos a conectar de una manera natural y, sin antes haberlo hablado, entramos en una profunda meditación. Los dos inhalábamos y exhalábamos sincronizados, al principio de una manera pausada, lenta, totalmente relajados. Nuestros cuerpos eran como dos esponjas suaves, sin ningún tipo de tensión corporal.

 

También sentía como latía su corazón junto al mío, y de repente sentí que nuestros cuerpos físicos se fundían el uno con el otro, y empece a experimentar una ligereza extrema. Seguíamos respirando profundamente a la vez, hasta que la respiración empezó, progresivamente, a acelerar, y abrazados perdimos el control.

 

Cada vez respirábamos mas y mas rápido y de repente nuestros cuerpos empezaron a tener convulsiones, movimientos sin control (nuestros chakras principales se unieron y se fusionaron, creando este movimiento sin control) ¡hasta que sentimos una gran explosión de placer! ¡Desde la respiración! Atónitos, nos dimos la vuelta, uno frente al otro tumbados en la cama, nos miramos a los ojos en silencio y no pudimos pronunciar ninguna palabra, ¡estábamos alucinados! Jajajajaja y cuando entré en sus ojos color mar, dije: «Guauuuuu… y tú, ¿quién eres?» ¡Sentí que me había enamorado de mi mejor amigo! Habíamos hecho el amor desde la energía, desde la respiración, sin tocar ninguna parte de nuestro cuerpo. Estaba totalmente impactada y con el corazón lleno de una inmensa gratitud y amor.

 

Cuando regresé a Madrid, totalmente confundida, llamé a mi maestra y, atolondrada, le pregunté por teléfono: «¿Qué es esto?» Y su respuesta fue: «Cariño, has hecho tantra». Y yo respondí: «¿Y que es tantra?»

 

Y en el siguiente artículo, compartiré con todos vosotros mi andadura tántrica con diferentes maestros.

 

¡Feliz día para todos mis amados lectores!

 

Con amor,

 

8 respuestas

  1. Angeles,
    Me ha gustado mucho tus experiencias tantricas y por lo bien que están escritas te animo a que las amplies en un libro para que aprendamos todos de esas vivencias y nos deleitemos con tu manera de contarlas.
    Un gran abrazo!

    1. Mi querido amigo Emilio!

      Muchas gracias por tu sugerencia amorosa. Pues si! Asi haré escribiré un libro con todas las experiencias vividas desde tantra.
      Curiosas y preciosas.
      Te mando un cariñoso abrazo!

  2. Hola flor, mientras te leo, escucho tu voz, alta, clara , y pronunciando bien todas las letras, por supuesto escucho tu risa, jajajjaja
    que bonita y envidiable experiencia,
    te cuento que hay una nueva opotrunidad de ofrecer experiencias en airbnab, miralo si te apetece, yo lo estoy valorando.
    abrazo sentido, ya no vienes por Navarra?

    1. Amorcita del Norte! que alegría sentirte a mi lado, en un camino juntas aunque físicamente nos veamos menos, pero ya sabes que somos un encuentro entre almas, gracias por estar siempre! De momento no voy a Navarra, pero lo mismo os hago una visita! para sentir también tu risa y abrazarnos!
      Te mando un beso enorme mi querida Begoña!

  3. Qué maravilla de artículo. Uno puede llegar a sentir la arena, el mar y la energía al leerte. Creo que tu libro tiene que aparecer pronto. Hay mucha gente que necesita leerte y conectar con el corazón. ¡Bravo por el tantra y po tu corazón!

    1. Mi querido Javier! la verdad que el libro poco a poco irá tomando forma, es precioso poder compartir todas estas vivencias y poder comunicarlas como un camino que podemos recorrer todos, siempre desde el corazón, tu lo sabes bien mi querido guerrero de la luz! Eternamente agradecida de que estés en mi vida, tu alma y mi alma siempre unida, desde el mas profundo respeto y amor. Ya sabes…Te lanzo un millón de besos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mÁS
ARTÍCULOS

En esta web utilizamos cookies para asegurarte una buena experiencia.