Perfiles: Entrevista con Neo. Facilitador de Tantra

En el Tantra el placer surge de la consciencia. Simplemente la consciencia corporal, el hecho de estar presente en lo que sucede en ti, produce placer y además te sientes conectado con la existencia misma.

 

¿Qué sientes cuando estás realmente presente?

 

Cuando estoy en presencia siento totalidad, es decir, me siento pleno, lleno de amor, puedo sentir la vibración de mi Ser en cada poro de mi piel. Es un estado meditativo, una sensación que no sé explicar con palabras.

 

¿Qué sientes cuando alguien está realmente presente contigo?

 

Por lo general siento a la otra persona en su dimensión más humana, puedo sentir la energía de vida fluyendo entre ambos. Esta energía la puedo sentir de muy diferentes formas: Puede ser una energía tierna y amorosa o de atracción más sexual, a veces incluso puede ser una sensación de rechazo, de no conexión…

 

 

¿Cuál es la mayor confusión que tiene la gente con respecto al Tantra?



En realidad existe mucha desinformación, o más bien, información errónea respecto a este tema. Muchas personas piensan que el Tantra es una técnica para alargar el coito o para no eyacular, otros que son posturas sexuales para obtener más placer, que es un tipo de masaje erótico, incluso he llegado a oir que tiene que ver con la prostitución.

 

Si te fijas toda esta confusión tiene que ver casi siempre con el sexo. En mi opinión, esto está sucediendo porque el sexo es uno de los grandes negocios de nuestra sociedad y hay sectores que han “adoptado” la palabra Tantra ofreciendo servicios que nada tienen que ver con ello.

 

Te mentiría si dijese que la sexualidad no tiene que ver con el Tantra, de hecho se trabaja con la energía sexual, ya que es una energía creativa y creadora de vida, sin embargo se trabaja desde la presencia y es tan sólo una parte de los muchos aspectos y dimensiones que se trabajan en Tantra.

 

Cuando estás ajetreado y te sientes fuera de control y sólo tienes 5 minutos, ¿Cómo vuelves a tu centro?

 

En realidad cada vez me gusta más la sensación de no control, de estar fluyendo con lo que acontece, pero entiendo perfectamente tu pregunta porque me he sentido así muchas veces, como agobiado, sin saber como actuar o por donde salir. Yo lo tengo claro, a mí en esos momentos lo que mejor me funciona es hacer ¡Stop! Es decir, detenerme por unos segundos, volver la atención hacia dentro, sentir mi cuerpo y observar mi respiración, es cuestión de segundos para que todo mi ser comience a calmarse y obtener claridad.

 

Sat-Chit-Ananda: Es cierto que las prácticas tántricas ponen más énfasis en el placer (Ananda), uno de los tres pasajes que conducen a la Divinidad, descuidando los otros dos: la existencia (Sat) y a la consciencia (Chit)?

 

No sé de donde te has sacado eso jajaja. Al menos el Tantra que yo practico y lo que enseño en mis cursos y talleres, justamente está en sintonía con esas tres dimensiones.

 

Es más, en el Tantra el placer surge de la consciencia. Simplemente la consciencia corporal, el hecho de estar presente en lo que sucede en ti, produce placer y además te sientes conectado con la existencia misma. Con esto quiero decir que en el Tantra, el placer no surge de la mente como sucede por ejemplo en el sexo  “convencional” por llamarlo de alguna manera. Es más, no buscamos el placer, el placer es la consecuencia de vivir el momento presente.

 

¿Cómo nos beneficia el Tantra?

 

Esta es una pregunta muy amplia. Yo creo que el Tantra nos beneficia en prácticamente todos los aspectos de nuestra vida. Practicar Tantra produce felicidad y bienestar general. Es una gran vía de crecimiento personal y espiritual. Una de las cosas, entre muchas otras, que a mí me aportó adentrarme en la vía tántrica fue el aprender a poner límites claros desde el amor, a aprender a decir NO sin temor a molestar al otro o dejar de ser amado. El Tantra me está aportando cada vez más conocimiento de mi mismo, estoy sanando bloqueos y heridas del pasado y me está abriendo puertas a otros niveles de consciencia, hasta ahora desconocidos para mí.

 

Sobre todo agradezco al Tantra, además del auto-conocimiento que me está proporcionando, el hecho de haber aprendido a aceptarme y amarme a mi mismo tal y como soy.

 

¿Qué te hace sentirte como un hombre tántrico?

 

Bueno… No sé si tántrico o no jajaja. Me siento un HOMBRE con mayúsculas, y ciertamente esto también me lo ha dado el Tantra. Hasta que el Tantra entró en mi vida, no es que no me sintiese un hombre, sin embargo es cierto que mi energía femenina andaba algo desbordada y eclipsaba a mi energía masculina. Gracias al Tantra he conseguido un equilibrio entre ambas energías, puedo ser muy masculino, poner foco y presencia en lo que hago y a la vez dar rienda suelta a mi energía más femenina, más tierna y amorosa.

 

¿Cómo llegas al Tantra?

 

En realidad yo no llego al Tantra, es más bien el Tantra el que llega a mí. Suelo contar esto como anécdota. Yo era terapeuta de Shiatsu, un “masaje” japonés que se realiza con presiones. Por aquel entonces andaba justo de dinero y recibí un correo con una oferta muy interesante sobre un taller de masaje tántrico. Acepté aquella oferta sin saber exactamente que era el Tantra, yo pensé… “Bueno… pues otro tipo de masaje que puedo aprender”. Para no enrollarme te diré que al final de aquel taller, el masaje fue lo de menos. Durante los tres días que duró el curso pude reír a carcajadas, bailar,
llorar, liberar emociones…

 

En definitiva salí mucho más ligero de lo que entré y con la sensación de haber sanado cosas sin saber exactamente el qué. Sin dudarlo, unos días más tarde, me puse en contacto con el profesor para proponerle trueque, yo ayudaría en los talleres a cambio de hacerlos de forma económica, él aceptó y me convertí en su ayudante durante unos años.

 

Viendo los cambios tan positivos que el Tantra estaba proporcionando a mi vida, decidí formarme y extender mi experiencia a toda aquella persona interesada o curiosa.

 

¿Cómo se vive desde la mente tántrica el hecho de que Dios y todo lo que existe son una sola cosa. Ese Panteísmo tan radical donde estamos sumergidos en lo divino en todo momento es lo que hace del tántrico o la tántrica una persona que disfruta tanto de la vida?

 

Bueno… Te hablo desde mi experiencia, ojalá estuviese sumergido en lo divino en todo momento como expresas en tu pregunta. Si así fuese, ya no necesitaría este cuerpo ¿No? En ese caso estaría iluminado. Es cierto que todo el mundo lleva un Dios o una Diosa dentro, el tema es que en muchas ocasiones no somos capaces de sentirlo, precisamente el Tantra juega un papel muy importante en esto, en hacer que sientas el Dios o la Diosa que eres. El Tantra habla de la no dualidad, de que todo y todos somos uno, que en esencia somos parte de la existencia. A esto lo llamamos “Mahamudra”, la gran forma, la no forma. Yo personalmente es algo que siento y creo plenamente, sin embargo, lo que verdaderamente me hace disfrutar tanto de la vida es que he aprendido e integrado que la vida es realmente un juego donde no se gana o se pierde, simplemente se aprende. Con esto quiero decir que disfruto tanto de la vida porque disfruto de lo “bueno” y sin embargo también disfruto de los aprendizajes que saco de lo “malo”.

 

Con esto no quiero decir que no tengamos una misión o propósito que cumplir aquí en la tierra, imagino que ese es el objetivo del juego, cumplir tu propósito, aquello con lo que estás alineado, con lo que disfrutas plenamente, poner tus dones y talentos al servicio de la humanidad. ¡Esto es lo que a mi me hace disfrutar tanto de la vida!

 

¿Cómo es el típico taller de Tantra y su rutina?

Para mi no existe un modelo típico de taller de Tantra, en mi caso, ciertamente los talleres tienen una estructura que facilita el proceso de cada participante, sin embargo esta estructura está viva, va cambiando según las necesidades del grupo. Tampoco existe una rutina ya que, incluso aunque se repitan algunas dinámicas de unos talleres a otros, el escenario cambia, las personas cambian, el momento es otro, tu sentir y tus emociones son otras, es decir, cada taller es único e irrepetible.

 

¿Qué le recomiendas al ciudadano urbano, que vive la vida ajetreada, como un método tántrico o una manera natural de reconducir su vida?

 

Lo tengo muy claro, le diría ¡Medita! Encuentra un método de meditación que vaya contigo, que te sirva y practícalo diariamente. Cuando tomas el hábito de meditar cada día, comienzas a notar cambios significativos en tu vida, te sientes más en calma, con más lucidez y equilibrio, tu día a día cambia completamente aunque a tu alrededor siga sucediendo lo mismo, lo percibes de otra manera.

 

¿Qué le dirías a un escéptico del Tantra y su método?

 

Sólo una cosa… ¡Experimentalo! y después opina si te apetece.

 

¿Puedes sugerirnos un ejercicio tántrico para ponernos en sintonía con el presente?

 

¡Claro! A mi personalmente me encanta un ejercicio muy, muy sencillo, que cada día te va dando más presencia. Se trata de que cada vez que te acuerdes, pares la mente durante unos pocos segundos, 10 o 15 como mucho. Para ello, si puedes parar de hacer lo que sea que estés haciendo, para y toma consciencia de tu respiración simplemente observándola, esto te va a hacer que estés presente, y antes de que esta presencia se vaya por si sola haz que tu mente vuelva a su ajetreo y dispersión habitual.

 

Si te acuerdas en un momento en el que no puedes parar, simplemente pon plena atención en lo que estás haciendo durante estos 10 o 15 segundos. La presencia es adictiva, cuando estás totalmente presente es muy gozoso y no deseas volver a la mente, por eso te pido que intentes volver a la mente antes de que la presencia desaparezca. Haz esto tantas veces en el día como te acuerdes. Al principio quizá sólo te acuerdes 2 o tres veces, sin embargo, poco a poco irás acordándote más veces, 15, 20, 50… Esto hará que cada vez estés más presente y tengas más espacios de no mente, de presencia.

 

En las filosofías tradicionales de India existen prohibiciones de tipo: no beber, no fornicar, no comer carne, etc. El Tantra se las salta todas por pertenecer al Vama Marga, es decir, la Mano Izquierda, un camino muy distinto al del Hinduismo y el Budismo que contemplan todas estas prohibiciones. ¿En lo personal cómo llevas tú este tipo de cosas?

 

Pues, como tú acabas de decir, el Tantra no contempla este tipo de prohibiciones con lo cual a mí no me afectan. Siento que en el momento en que cualquier filosofía, religión, tradición o lo que sea te pone prohibiciones, aunque sea alegando que es por y para tu bien, está cohibiendo tu libertad de elección.

 

¿Cómo se vive en pareja cuando ambos sois tántricos? Uno imagina desde fuera que Susana tú vivís como Shiva y Shakty, en el séptimo cielo, y el amor y la unión sexual siempre están a tope.

 

Bueno… Eso es lo que nos gustaría, vivir en el séptimo cielo las 24 horas del día, sin embargo, como la mayoría de los mortales hacemos cosas como ir a la compra, limpiar, trabajar, coger transporte público, conducir, etc… Todo esto se puede hacer de una manera consciente y con presencia pero no siempre es así. Evidentemente es una gozada poder vivir y practicar Tantra con tu pareja. El amor y la conexión que existe entre ambos es inmensa, en gran medida gracias a la práctica del Tantra, y esto se traduce en que en la unión sexual nos adentremos cada vez más en espacios desconocidos, en el séptimo cielo, octavo, noveno… jajajaja. Lo cierto es que es increíble, nunca sabes que te va ha deparar la unión sexual, hasta donde vas ha llegar porque cada vez es diferente, es infinito. Una vez que conoces la unión sexual tántrica, no quieres volver al sexo “común”.

 

¿Cuál es tu práctica matutina?

 

Nada más despertar me estiro en la cama para desperezarme un poco y me pongo a meditar. La mayoría de los días practico la órbita micro-cósmica para mover la energía sexual y comenzar el día con mucha y buena energía. Otras veces practico la sonrisa interior, que consiste en enviar luz de un determinado color y sonreír interiormente a cada uno de tus órganos, esta es una meditación muy sanadora que mantiene tu cuerpo en equilibrio. Ambas meditaciones las enseño en algunos de mis talleres. Sobre todo la órbita micro-cósmica, en mi opinión, la práctica habitual de esta meditación es la mejor manera de sensibilizarte con tu energía sexual, esa energía creativa y creadora de vida que cuando la activas te da alas, sin necesidad de red bull jajajaja 🙂

 

¿Cómo te conectas con la tierra?



Me conecto con la tierra de muchas maneras diferentes. Para mi lo mejor es salir a disfrutar de la naturaleza, vivo en la urbe y no es posible hacerlo a cada momento, sin embargo me escapo cada vez que puedo al campo, y si no puedo me voy a cualquier parque a conectar con la naturaleza. La propia meditación me conecta con la tierra, el baile, viajar a lugares desconocidos, el mar…

 

¿Qué es lo que te eleva?



Todo esto que te acabo de contar que me conecta a la tierra también me eleva, ir alcanzando mis sueños, ayudar a otras personas con su crecimiento, pasar tiempo con Susana y con mi hija Erika o con mis amistades cercanas, en fin, estoy en un momento en el que siento que la vida misma me eleva…

 

¿A quiénes consideras tus maestros?



Sin duda, la mejor y más grande maestra que he tenido y aún me sigue dando grandes lecciones es mi hija Erika, ella ha conseguido sacar lo mejor de mí, también lo peor, y le agradezco por ambas partes, me ha hecho darme cuenta de muchas cosas, con ella he conocido el amor incondicional.

 

Creo que todos somos maestros de todos, aunque si me pides nombres te diría que Anna, la primera persona que me habló de chakras y meditación me abrió la puerta a este mundo; Javier, mi acupuntor, ha sido un gran modelo a seguir, para mi el hombre más elevado y sensible que he conocido personalmente; Xavi, mi maestro en la formación de Tantra. Y como no, Osho, que aunque no lo he podido conocer en persona, sus charlas y libros me han inspirado y abierto muchísimo la mente. A todos ellos les estoy agradecido enormemente.

 

¿Qué te da la felicidad?



Creo que esto ya te lo he respondido antes, pero para ser más concreto, la felicidad me la ha dado el hecho de hacerme consciente de que las circunstancias son las que son, que a veces no se pueden cambiar y sin embargo yo tengo el poder de elegir como sentirme ante ellas. Hay un libro que a mi me parece muy bueno a este respecto; El hombre en busca de sentido de Victor Frankl. Victor narra su experiencia como prisionero en los campos de concentración nazis y cómo esta experiencia le lleva a darse cuenta de que la libertad última del ser humano es su capacidad de elegir como sentirse ante cualquier situación por infrahumana que sea. Si no lo has leído te lo recomiendo 😉

 

¿Cuál es tu mantra en el presente?



No tengo un mantra, tengo muchos jaja ja. Los voy utilizando según el momento. En este momento te diría que mi mantra es “Soy un SER único y poderoso, estoy conectado con mi verdadera esencia y el universo me entrega todo aquello que necesito para mi evolución”.

 

Esto lo hago público por primera vez. Tengo un nombre espiritual que me ha sido entregado recientemente “Amrit Qurban”. Amrit es el néctar divino; el toque de la gracia divina que abre el corazón de uno. Qurban significa dedicación espiritual. Estoy trabajando en meditación con este nuevo nombre como un mantra para ver si lo integro en mi Ser, sin embargo, siento mucha resistencia a este cambio, no sé si estoy preparado, ni si me apetece del todo en este momento. No sé si te lo he comentado antes, me considero una persona muy de tierra, espiritual pero muy enraizado. Por eso me gusta tanto la vía tántrica, porque te eleva a lo más alto utilizando tu cuerpo como herramienta y vehículo hacia la iluminación.

 

¿Cuándo te sientes más tú mismo?



Sin duda cuando estoy conectado, cuando estoy en presencia. Imagino que esto es para todo el mundo así, si no estás en presencia no eres consciente de ti mismo, con lo cual no te estás sintiendo.

 

Si lo que me pides es que te diga alguna situación, algún escenario en el que me siento con esa conexión y esa presencia, pues te diría que, por ejemplo, facilitando los talleres me siento así, soy yo sin ningún tipo de máscara, ¿jugando el rol de facilitador? Sí, pero siendo yo auténticamente, mostrándome tal cual soy, expresando mis emociones. Otra situación es practicando la unión sagrada, haciendo el amor. No sé, hay muchas situaciones, a medida que me voy conociendo, cada vez más me siento yo mismo en general.

 

¿Qué vas dejando atrás?



Migas de pan para no perderme jajajaja, no, es broma… ¿Que voy dejando atrás? Aunque suene tópico, en realidad voy dejando peso, voy soltando lastre que ya no me sirve, que no me aporta, por ejemplo me he ido separando de ciertas relaciones y “amistades” tóxicas, voy soltando miedos lanzándome a ellos, esto es algo que se está convirtiendo casi en una adicción, el momento en que afronto cualquier miedo, lo supere o no, se convierte en una descarga de adrenalina, me hace sentir más vivo todavía. Estoy dejando atrás mis creencias negativas respecto al dinero. Gracias al Rebirthing y al Tantra he soltado y dejado atrás mucha rabia acumulada durante años, en fin… ¡Muchas cosas! Quizá tanto soltar haga que me eleve más hacia el cielo 😉

 

¿Y hacia dónde diriges tus pasos?



Me alegra que me hagas esta pregunta. Mi trabajo me costó saber hacia donde me quería dirigir. Hice trabajos muy concretos para averiguar cuales eran mis dones y talentos, que aptitudes debería mejorar, etc. Todo esto me ayudó en gran medida a comenzar a caminar en una dirección.

 

Hoy tengo muy claro hacia donde me dirijo, hacia una vida plena. Una vida en la que el trabajo no es trabajo, es pasión, esto ya casi es así, tú sabes que expandir el Tantra es una de mis pasiones. De hecho tengo diferentes proyectos alrededor del Tantra que poco a poco se irán haciendo realidad.

 

Soy consciente de que todo puede cambiar y transformarse, sin embargo, mi sentimiento en este momento es compartir esta vida plena con Susana, por supuesto cada uno en su camino, con su espacio y en total libertad. En realidad esto también lo tengo jajaja, ¿Qué más puedo pedir? ¡Me siento un hombre afortunado! Mi ideal de vida desde hace mucho tiempo se puede resumir en:

 

“Ayudarme a mí y a los demás haciendo lo que me apasiona”

 

¿Qué música te excita en este momento de tu vida?



AC/DC jajaja, no es broma, se me ponen los pelos como escarpias escuchando buen rock and roll, además me transporta a otros lugares y épocas de mi vida. De joven también pasé por una época muy punk, sin embargo ahora no me pondría un disco de la polla records o sex pistols.

 

Cierto es que hoy por hoy hay mucha música que me hace vibrar, me encanta la música psicodélica, música más calmada y espiritual tipo Snatan Kaur o Deva Premal. De hecho me lo paso pipa buscando y escuchando la música ideal para las dinámicas de mis talleres, es muy amplio el abanico musical que utilizo, no importa el estilo de música, la premisa es que encaje en el ejercicio que quiero hacer y que a mí me haga vibrar.

 

¿Querías una respuesta corta? ¡Quédate con AC/DC! 😉

 

Gracias Ricardo por darme esta oportunidad de expresarme para que tus lectores me conozcan un poquito mejor.

Un abrazo!

 

Fernando Sánchez. 

Facilitador en talleres de Tantra y Meditación desde el año 2013. Terapeuta de Shiatsu, Rebirthing y otras terapias naturales.

 

5 respuestas

  1. Muy buena la entrvista y genial el entrevistado. Lúcido. Muy consciente y sabedor de sus propios deseos, cosa nada fácil. Me anima a introducirme en este camino tan interesante. Hace tiempo tuve mis propias experiencias al respecto, pero esto es más profundo, sin duda. Muchas gracias a ambos.

    1. Gracias Elena,
      Lo cierto es que, como todo, requiere práctica, práctica y práctica. Sin embargo cuando comienzas a experimentar cambios tan positivos en tu vida, cada vez es más sencillo y gratificante.
      Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mÁS
ARTÍCULOS

En esta web utilizamos cookies para asegurarte una buena experiencia.