La dictadura del ego y el retorno al hogar.

La naturaleza de la mente es estar calmada, por eso nos deleitamos cuando una sesión de meditación nos sitúa en un estrato más profundo que el de los pensamientos.