Viaje de Sonido

Cuenta la sabiduría antigua que el sonido es la fuerza creativa que formó el universo tal y como lo conocemos. Aborígenes Australianos, Mongoles, Mayas,… todos coinciden en que Dios creó el mundo a partir de un sonido. Incluso en la Biblia se puede interpretar lo mismo, “ Primero fue el verbo,…” algunos pensamos que claramente se refiere al sonido, fuerza divina o creativa del universo.

 

Hace miles de años que el ser humano se sirve del sonido para sanar, o para entrar en otros estados de conciencia en rituales o ceremonias.

 

Todo es vibración, todo en el universo es energía vibrante. En esto coinciden tanto los sabios de la antigüedad como los científicos en la actualidad. Nuestro cuerpo son partículas de energía en movimiento. No solo la materia es energía vibrando, nuestras emociones y pensamientos también lo son. También se ha comprobado científicamente como la vibración que compone la materia emite un sonido, por tanto la materia es una forma de vibración sonora densificada.

 

La ciencia ha estudiado los sonidos y muchos investigadores creen que su poder curativo se halla en los sonidos armónicos, y en el principio de resonancia que según el cual una vibración armónica mas intensa contagia y transforma a otra más débil, disonante o no saludable.

 

La mayoría de las enfermedades se originan en nuestros cuerpos sutiles, y esos patrones disonantes van cristalizando hasta llegar a nuestra capa vibratoria mas densa, el cuerpo. El sonido es capaz de devolver al equilibrio, tiene el poder de armonizar un patrón vibratorio erróneo. Comprendiendo esto podemos entender los efectos curativos del sonido terapéutico, y el uso de los sonidos armónicos para devolver al equilibrio un aspecto humano desarmonizado.

 

Mi experiencia en estos años me ha enseñado cómo puede ayudar en aspectos físicos devolviendo su patrón vibratorio original, también he comprobado cómo tiene el poder de liberar emociones atrapadas, y de actuar también en patrones mentales negativos.

 

En mis viajes de sonido he reunido instrumentos de distintas culturas del mundo que tienen ese poder. Considero que la combinación de su poder con la energía de quien lo acciona da como resultado el potencial curativo final.

 

Pienso que cada uno de los instrumentos que utilizo en el viaje de sonido, tambor chamánico, cantos armónicos, cuencos, flautas nativas, sruti, udú, sonajas, … tienen un poder.

 

Pienso y siento que cada uno toca una tecla en nuestra conciencia, tiene la capacidad de armonizar o despertar alguna memoria en nosotros. Pueden transformar un desequilibro ayudando a sanar, o tomar conciencia de algo necesario para crecer en algún aspecto interior.

 

Creo que el sonido va camino de ser la medicina del futuro.

 

Ivan Chi.

Director de SoL viajes de sonido.

 

3 respuestas

  1. Gracias por tu trabajo Iván. Despertar la conciencia con el sonido y desbloquear es un trabajo muy sutil a la vez que potente , estoy deseando acudir a tus eventos para seguir profundizando
    . Nos vemos pronto un abrazo sonoro

    Sangita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mÁS
ARTÍCULOS

En esta web utilizamos cookies para asegurarte una buena experiencia.